domingo, 1 de febrero de 2015

LA MILÁN DEL GLAMOUR y sus cercanas Villas turísticas


El post de hoy va dedicado a una recientemente escapada que he hecho a Milán y zonas cercanas. La iluminación y ambiente navideño tengo que decir que notablemente hicieron todo mucho más agradable y pintoresco. Milán como ciudad quizás tiene escasos sitios monumentales que visitar pero no cabe duda que su situación estratégica la hacen muy recomendable como punto de partida para visitar otros lugares del norte de Italia. 

Milán es conocida por sus tiendas de compras donde poder volverse loco adquiriendo tejidos de mucha calidad. Lujosos escaparates de marcas de renombre dan la bienvenida al visitante. Algún que otros coche de lujo pasa por sus avenidas y como tontos los caminantes detienen su marcha para verlo pasar. Algunos como los japoneses, muy abundantes en esta ciudad, sacan a toda celeridad sus cámaras para inmortalizar el momento.  

La ciudad tienen un plano totalmente circular y el Duomo o catedral, ocupa el mismo centro. De la plaza del Duomo parten las principales calles en forma radial. Su metro y tranvías hacen muy fácil moverse por la ciudad con bonos de transporte bastante asequibles economicamente. Llama la atención, al igual que en otras ciudad italianas que la mayoría de gente que monta en tranvía no paguen al subir, algunos ocasionalmente pero otros diría que permanentemente. Incluso te miran raro si introduces el ticket en el contador del tranvía al entrar en él.  
Como monumentos destacados de la ciudad sin lugar a dudas podemos destacar el Duomo (una de las catedrales góticas mas impresionantes que existen), las Galerias Vittorio Emanuele (primer centro comercial moderno con las mejores marcas), el barrio de Brera, el Teatro de la Scala (de los mejores del mundo) y La Ültima Cena de Leonardo Da Vinci que se encuentra en el refectorio del conventodominico de Santa Maria delle Grazie. Si queda tiempo podéis acercaros al Castillo Sforzesco para visitar algún museo. Incluso una visita al Cementerio monumental es recomendable porque realmente es un museo al aire libre en el que las esculturas y capillas simplemente son impresionantes.

Uno de los días del viaje nos desplazamos en tren regional hasta la cercana (50 kms) ciudad de Bérgamo dividida en ciudad alta y ciudad baja. Allí recorrimos a pie su principal avenida desde la estación ferroviaria hasta el funicular que comunica la ciudad baja con la ciudad medieval situada en la zona alta. Pintorescas calles, palacetes, iglesias, e incluso una catedral esperan al visitante. Es muy recomendable comer el algún restaurante típico algún tipo de pasta bergamesa. Luego un cafelito y un pastel en cualquiera de las decenas de pastelerías que inundan la ciudad. Bérgamo es una gran villa conocida no solo turisticamente sino también por su afamada Universidad y su larga tradición religiosa que le ha llevado incluso a formar en su seminario al Papa Giovanni XXIII. 

De vuelta a la ciudad de Milán para pasar la noche nos fuimos a dar un paseo nocturno por el barrio barrio "Navigli" que toma su nombre de los canales que lo cruzan. Un paseo por esta zona tan ambientada de la ciudad nos llevo a entrar en uno de los locales que se encuentran en el canal y que ofrecen bebida más aperitivo (comida de buffet que puedes tomar con tan solo pagar la primera consumición). 
Otro de los días de estancia nos desplazamos hacia el famoso Lago Di Como. Un lago con forma de Y invertida que es bastante extenso y que esta justo al lado de los Alpes.  Ricos, famosos y poderosos viven o veranean en sus orillas en grandes mansiones y palacios con embarcadero propio. El tren nos llevó hasta la ciudad de Como que es la capital y en la que podrás pasear por sus calles y ver su bonita Catedral. Desde su embarcadero puedes tomar un barco turístico y ver sus pueblos cercanos o dirigirte directamente a Bellagio que es el pueblo que se encuentra justo en el centro del lago. 

Otras ciudades a las que desplazarte desde Milán con cierta facilidad y que merecen ser visitadas son:
Pavia, Vigevano, Torino, Verona, Bolonia, Génova, Padua o Venecia.